Publicaciones

 

¿QUÉ ELEMENTO O PARTÍCULA HACE QUE PODAMOS PENSAR? …Y EL PARTONATÓN O PARTÍCULA-n

Científicamente, filosóficamente y teológicamente es aceptado que para poder pensar se necesitan dos elementos: el cerebro y el objeto que deseamos pensar. Sin embargo… ¡oh sorpresa! existe un tercer elemento o entidad que conecta al cerebro con el objeto. El cerebro está en nosotros, en los seres humanos, y el objeto que pensamos está “afuera” (???). Por consiguiente, surge la pregunta siguiente: ¿Qué elemento o cosa conecta o vincula al cerebro con el objeto que queremos pensar?.

Y por añadidura emergen otras interrogantes: ¿Qué es pensar? ¿Por qué pensamos? ¿Qué significa pensar? y… ¿Qué nos permite a los seres humanos, pensar? ¿Qué hace que nos conectemos… ¡en un tris! con todas las cosas del Universo? ¿De dónde proviene esa magnífica cualidad?

Solo sabemos que el cerebro, nuestro encéfalo, posee la cualidad y el don de “pensar”, mediante el cual se establece el vínculo entre los seres humanos y el Pensamiento, dimensión del Universo Dinámico Sextidimensional “Espacio-Tiempo-Luz-Pensamiento”. Pero, ¿qué partículas es responsable de establecer ese vínculo? Tales interrogantes constituyen uno de los más grandes enigmas de la Humanidad.

Ruego me perdonen, pero… ¡creo haber encontrado la respuesta ansiada! y deriva de una latente inquietud cimera, surgida hace muchos años: ¿Qué hace o qué permite que podamos pensar en cosas, aunque estén a miles de millones de billones de kilómetros o Años Luz de distancia de nosotros? y ¿por qué podemos pensar en cosas, en inúmero de cosas, fenómenos y sucesos del Universo y la Creación, aún inéditas y originales, “cercanas y/o lejanas” (???) y hasta desconocidas, de manera espontánea y sencilla?

La respuesta al enigma es también espontánea y sencilla. ¡Debe y tiene que existir algo, una cosa o entidad, una partícula que nos permite pensar, la cual establece el vínculo, la conexión entre el cerebro y el objeto o cosa en que pensamos!

Esa partícula es EL PARTONATÓN o Partícula-n, ubicuo y omnipresente, ¡Más Rápido que la Luz!, La Nueva Partícula del Universo encontrada.

El Partonatón nos da la cualidad, el don de pensar, de imaginar y recordar cosas. Es el vínculo sináptico entre los seres humanos, el Universo y la Creación. Este vínculo deriva de los Principios siguientes: 1.Principio Axiomático Original Esencial de Cómo Funciona el Universo Dinámico y 2.El Principio Axiomático de Entrelazamiento Electromagnético Cuántico Original Esencial del Partonatón y el Universo o Vínculo Sináptico Axiomático Original Esencial del Universo y el Partonatón (sic) (Libro de Luis Cabareda, El Partonatón o Partícula-n, ¡Más Rápido que la Luz!)

El Partonatón aclara, revela y permite que podamos interconectarnos instantáneamente con todas las cosas, partículas y cuerpos, materia, antimateria y espíritu, esencia y substancia, fenómenos y sucesos del Universo y la Creación.
¡Sin ese vínculo o conexión generado por El Partonatón, los seres humanos careceríamos de la acción de pensar!

Recordemos que el Pensamiento no está en el cerebro, está en todo el Universo. El cerebro solo realiza la acción de pensar, captando, descifrando y decodificando todos los efectos y sensaciones que producen en nosotros todas las cosas, para luego verterlas mediante la palabra oral o escrita o en otras, miles de formas de expresión humana.

El Partonatón o Partícula-n, dota a los seres humanos de la imaginación, la intuición y clarividencia y del sentir y el percibir más allá de los sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto)

Por consiguiente, El Partonatón o Partícula-n es, pues, la conexión y el vínculo entre el cerebro y las cosas que pensamos y es esta, la más contundente prueba o comprobación de la existencia del Partonatón o Partícula-n, ubicuo y omnipresente, ¡Más Rápido que la Luz!

 

Región 9 IEEE

Inicio   l   Biografía   l   Contacto   l   Términos y Condiciones Legales

 




© 2009 .: Derechos Reservados :.